28 marzo 2008

conservatori municipal

Como veis tengo una semana con mucho que decir...

Hoy me fui a ver un concierto en el conservatori municipal de música de Barcelona. Fue un concierto extraordinario de la orquesta sinfónica del conservatorio de Toulouse y fue totalmente gratuito. Parece que interesó a bastante gente porque tuve que sentar sobre el suelo. Me fui con la cuñada panameña del Bonito. Ella me dijo que hacían estos conciertos. No sabía muy bien que piezas van a tocar pero me gusta la música clásica (y la opera) cada vez más. Sería la edad?

A las ocho empezó el concierto. fui caminando hasta ahí y la encontré. Encontramos en la entrada. entramos a la sala. Sentamos en el suelo y entró la orquesta. Primero tocaron una pieza de Ravel. Era muy bonita. Muy muy bonita. Toda música de cuentos y mi imaginación iba y mi mente se tranquilizaba de todos los pensamientos que tenía en estos días. Un poco más adelante una niña pequeña, tal vez de 3 o 4 años estuvo sentada. Se veía que se aburrió un poco. Miraba a todas las direcciones. Era muy guapa, rubia, como un angelito de estos dibujitos. Claro que aburriría esta niña pensé, para mi, esta música era como una suave caricia, algo relajante. Para mi era un momento de pausa del día, de la semana. Fue un momento en que desapareció la nostalgia y de repente sentí una gran felicidad y aun más una serenidad por el lugar donde me encuentro antes de cumplir 29 años. Me relaje. Y la niña? Si para ella todavía todo es simple, todo es posible. Todo su día es para disfrutar, jugar y relajar. No puede apreciar el gran trabajo de cada músico en la orquesta porque ella todavía no entiende la dificultad o, en realidad, la imposibilidad de llegar a tocar así. Para eso hay que tener más años, más fracasos y más éxitos. Para saber que puede o no uno hacer. Y solamente uno puede apreciar y admirar cuando uno consigue hacer lo que él no.

Después de Ravel tocaron la Pastorale Antique de Kunc. Ya muy diferente. Más real y menos imaginaria. Tiene algo básico, algo más duro ahí entre los sonidos suaves de los "pájaros". La niña ya no estuvo ahí. Tal vez se fue con su mama. La próxima era una pieza de Mozart. Era una pieza para viola y violín. Los solos de estos dos instrumentos eran increibles. Es que a mi me gusta mucho el violín. No se si viene de mi sangre judía y mi gran simpatia al Fiddler on the roof pero me encanta. Así que lo disfrute mucho. Para acabar tocaron algo de Bizet. La orquesta ha tenido un gran éxito. Todos salimos muy contentos. Los aplausos eran increibles. Así que nos han regalado una pieza más para acabar que era muy triste. Muy tranquila. Muy suave.

Me gustó el concierto. Parece que cada jueves hacen un concierto gratuito en el conservatori durante los meses de primavera (abril y mayo). Intentaré ir. Fueron dos horas de paz que me han parado la mente y me han hecho ver que felicidad puedo tener cada día en estos momentos.

4 comentarios:

Osiris dijo...

Tu semana parece que ha sido mucho más interesante que la mía. Yo llevo toda ella flexo-iluminado y rodeado de libros. En fin, no te lloro.

Tampoco te felicito aun, pues hay quien piensa que trae mala suerte hacerlo antes de tiempo. Pero que sepas que 29 está muy bien. Pues eso...

Reli dijo...

Esta semana ha sido un poco loca la verdad, y todavía me queda un día pero ya todo se tranquilizó. Y ya no tengo tanto para expresar. :) Espero que me felicites mañana entonces :)

Osiris dijo...

Pues lo dicho.... Muchas felicidades. Qué tengas un buen día preludio de un estupendo año.

Reli dijo...

Gracias Osiris :)