05 febrero 2008

El peligro del mercado

Para nosotros (Bonito y yo) el mercado es un gran peligro. Nos gusta ir al mercado pensando en la tienda de quesos que tiene cositas tan buenas (un queso de cabra en pequeñas bolas con ajo y perejil o oregano, espectacular!!!), el sitio de la aceitunas (muertas, picantes, normales, ajos, cebollitas, tomate seco, guindillas y, no se puede olvidar, las alcachofas), las verduras y las frutas y... (una adicción del Bonito) el estand japonés. Casi nunca llegamos a comprar carne y el pesacdo o los mariscos compramos los sábados si podemos preparar algo guapo.

Así, entre vicios y vegetaled diferentes gastamos y gastamos, como si mañana no hay más. La vuelta a casa es el momento dulce en que se arregla todo. Y poco a poco se llena la nevera de todo. Vuelve a tener todos los colores del mundo con las distintas texturas y formas. Así, orgullosa y contenta por tener todo lo que necesito muy cerca empiezo a pensar: 'ahora que'. Porque ahora, al tener toda esta nevera llena tengo que cocinar algo, para cenar, para llevar mañana al trabajo, para que tenga el Bonito cuando vuelve tarde del trabajo... pero hay tantas cosas que cuesta pensar en una cosa concreta.

Mientras tanto pico unas aceitunas picantes y algunas cosillas más esperando a la inspiración (o tal que empiece ya House). En el mercado me sentí tan creativa y ahora, al tener todo, toda esta creatividad vuelve a dormir. Antes cocine más, todavía no ha vuelto la costumbre. Ahora ya me engancho a los quesos y a las alcachofas y después algunas frutas. Pero después de poder utilizar sólo microondas durante un mes, es difícil volver a encender un horno o utilizar una olla. Pero no hay que preocuparse, volveré!

Es un misterio. comerémos toda esta comida? Bueno, no hay duda. hemos invertido más en diversidad que en cantidad y para un yakisoba (fideos japoneses, como en cualquier restaurante japonés, que se compra en muchos sitios muy fácilmente) con verduras ya se gastan muchas verduras (al vapor con salsa de soja y aceite de sesamo... es que al Bonito le gusta mucho la comida japonesa y especialmente esos yakisobas). Y los quesos? En eso tampoco hay que preocuparse, se acabarán y rápido. Una noche que llegue él con una botella de vino (o cuando la comprarémos abajo) y ahí empezamos y también acabarémos (diversidad más que cantidad, ya lo he hecho, la cantidad suficiente para nosotros). Las aceitunas también acabarán.

Y si no, empezarémos a invitar gente para cenar, que poco a poco, compramos todo para la cocina y estamos cada vez más "preparados". Es difícil ir al mercado y hacer lista. También es difícil no caer en la tentación y comprar de todo. El mercado es peligro porque uno puede perderse... y tener el carrito (óle, también nuevo) demasiado lleno y llevar las cosas en bolsas.....


Pero no me quejo :)
Me voy a cocinar algo, por lo menos para mañana en el trabajo....

5 comentarios:

Osiris dijo...

¡Qué aproveche! Y no se olvide de que a las 22h empieza House.

Estoy de acuerdo, seguro que otras profesiones nos resultaban más cercanas, pero lo de House-Grey era más mediático.

Barcelona: bonita ciudad
Israel: contradictorio Estado

Ya volveré!

Reli dijo...

:) Gracias,

Si, ya se, tengo que empezar a cocinar ya!
Nos verémos entonces.

rebeca dijo...

Hola guapita,

pa que veas que me paseo por tu blog y ahora empiezo a dejarte mensajitos.

La verdad es que os imagino a los dos haciendo la compra...que macu!!
La verdad es que d un gustito ir a la compra y llenar la nevera, ponerte a cocinar y disfrutar de por una vez a la semana tener de todo para elegir.

Ve practicando y cogiendo la costumbre xq espero que algún día me invites a algo eh.

Por cierto a ver si esta semana nos tomamos una cervecita o un vinto

Mucks mucks
rebeca

Osiris dijo...

Con Match Point alguna idea te puede dar, pero lo que si asegura es pasar un rato de buen cine.

Reli dijo...

Rebeca, que bien que escribes, dime algo esta semana... :)


Osiris, si que es buena la película proda ganas de matar al chico también y no sólo a la Scarlet.